Tratamientos Hidratantes

Tratamientos Hidratantes para el cabello

Importancia de los Tratamientos Hidratantes cabello

Desde épocas remotas, la belleza física ha sido de gran importancia para la caracterización y formación, tanto de hombres como de mujeres; mostrar un aspecto sano y natural en todos los sentidos representaba un distintivo de nivel social, económico, así como de estilo y elegancia. Por tal razón, en los tiempos que corren, las personas aún más cuidan su cuerpo, hidratando la piel, limpiando sus uñas, haciendo ejercicio y realizándose tratamientos Hidratantes cabello.
El cuidado del cabello ha sido durante siglos una de las principales preocupaciones para el ser humano. Aunque su finalidad primordial es proteger la cabeza del frío, el calor y los rayos del sol; el tener un peinado atractivo causa un buen impacto visual, psicológico y social. De allí, que apropiado que las personas requieran lavarlo, cortarlo, colorearlo, peinarlo, cepillarlo, secarlo, plancharlo e hidratarlo, constantemente, invirtiendo mucho tiempo, dinero y esfuerzo.

tratamientos hidratantes

¿Pero en la antigüedad importaba el cabello?

En la época egipcia el cabello era considerado un elemento de distinción y seducción, la elite gobernante, faraones, dinastías y sacerdotes tenían esclavos que les aplicaban grasas perfumadas, tintes y tratamientos a base de plantas y/o alimentos. Así mismo, les realizaban cortes, peinados extravagantes y en ocasiones les instalaban pelucas, con la finalidad de que resaltaran y se diferenciaran del resto de los habitantes.
Los griegos también usaban la cabellera como un distintivo de clase social, los esclavos tenían la cabeza rapada, mientras que la aristocracia portaba cortes finos, peinados elaborados con bucles o rizos, adornos, trenzas y con melenas en movimiento. Similarmente los perfumaban con esencias de flores, hierbas, especias y lo hidrataban con aceite de oliva o cera de abejas.También se puede mencionar que, en la antigua Roma, se empezó a utilizar un trozo de hierro caliente para alisar, rizar y hacer bucles; las mujeres aclaraban su pelo con ceniza de haya, manzanilla y sebo de cabra; lo peinaban alrededor de la cabeza con trenzas cruzadas o empleaban elegantes pelucas. Por su parte, el hombre usaba una larga melena y barba, hasta mediados del siglo II cuando se impuso el cabello corto tipo casquete y el rasurado.
Con lo anteriormente expuesto sobre algunas de las grandes civilizaciones que han marcado la historia, es evidente lo transcendente que fue el cuidado del cabello para el ser humano y lo mucho que esas técnicas se han mejorado, hasta llegar a los grandiosos e innovadores avances que existen en el mundo del estilismo y peluquería en la actualidad

El cuidado del cabello hoy en día

Tener la cabellera en excelente estado, sana, brillante, sedosa y nutrida, es de gran relevancia para la mayoría de las damas y muchos hombres que ponen atención a su apariencia, ya que representa una carta de presentación ante la sociedad, generando buena impresión si está en óptimas condiciones, lo que afianza la personalidad, incrementa la autoestima, genera seguridad, comodidad, confianza y facilidad para relacionarse con otros.Cabe destacar, que hay muchos tipos de cabellos en el mundo, que han sido necesarios caracterizar para la creación de productos para sus respectivos tratamientos y no generar daños colaterales. En tal sentido, se pueden citar los siguientes:

  • De acuerdo a su estructura en: liso, rizado, crespo y ondulado.
  • Según su emulsión epicutánea como: normal, seco, graso y mixto.
  • Por su textura o resistencia en: delgado, grueso o mediano.
  • Conforme a su cantidad en: común, abundante y escaso.

Todas estas categorías de cabellos son hermosas y se pueden atender y cuidar, de ahí la pertinencia de visitar cada cierto tiempo salones de belleza, con estilistas capilares profesionales que realizan su trabajo correctamente, aplicando tratamientos, cremas, mascarillas, aceites, acondicionadores y bálsamos hidratantes que eviten el pelo seco, quebradizo, opaco, áspero y sin vida.
En conclusión, el cabello es tan crítico como la piel, los dientes, la musculatura y cualquier otra parte del organismo, al estar bello y radiante refleja en su portador ánimo, actitud, alegría, vitalidad, orgullo y buena salud física y mental.